Laburo, como mucha gente, en una institución en la que no te dejan instalar cualquier cosa en la computadora de trabajo. Tiene su lógica. Hay tan poca educación informática que los dejás solos un rato y queriendo abrir un power point de minas en bolas te terminan formateando un disco rígido. Así que los que deciden sobre esas cosas te restringen todo y a cagarse. Como quien dice, pagan justos por pecadores. Como ocurre siempre que se pone límites a algo, el límite es arbitrario y caprichoso así que se ponen la gorra con instalarte el software más inocente con las excusas más tontuelas. Es por eso que buscando alternativas desde hace algunos años me di a la tarea de satisfacer algunas necesidades informáticas sin tener que apelar a soft instalable. Como aquellos que descubren un nuevo continente me encontré con el universo fascinante de las apps online. Ahora es común y se cae de maduro pero hace 10 años era una rareza que comenzaba a extenderse. Un coletazo de la red 2.0.  Incluso hoy, sometidos a la realidad del aislamiento forzoso y la vida online es curioso que miles y miles de personas sigan pariendo la búsqueda de soft, llorando en redes y foros por claves de programas llenos de virus, que necesitan una licenciatura para poder ser instalados, que vienen de oscuros galpones de la internet más recóndita y que no aseguran ningún éxito, pero sí más de un dolor de cabeza.

¿De qué estoy hablando? De programas que hacen diferentes cosas y se ejecutan no en la pc o en la laptop sino en un servidor. Una página de internet que hace cosas. Subís a ellas un archivo y ese archivo o es procesado o lo procesás vos con las herramientas que la misma página te brinda.

¿Para qué sirven? Casi para todo. Son aplicaciones de diseño gráfico de variada complejidad (del tipo photoshop hasta el paint pasando por todo lo intermedio), edición de fotografía, edición de video y audio, animación, compresión de todo tipo de archivos, edición de pdf, suittes ofimáticas (del tipo word, excel, etc), para hacer mapas mentales, líneas de tiempo, trabajo colaborativo, planos, convertir formatos de archivos y prácticamente casi lo que se te ocurra.

¿Sirven? Sí, pero si tenés conexión a internet. Si no la tenés, a llorar a la iglesia.

¿Son gratis? Hay 3 tipos de modelos de negocio para ese universo. Pago, no pago y más o menos. En algunos casos se paga por suscripción. Yo no lo hago pero si alguien tiene dólares o euros y los quiere usar, cosa de ellos. El más o menos son casos en los que te dejan usar el servicio -pues eso es lo que básicamente son, un servicio- y luego de determinado tiempo o uso, te cobran. O el no pago, que no significa gratis y te devuelve un producto virtual con alguna marca de agua distintiva, pero recuerden esto último: que no sea pago no significa que sea gratis. Volveremos a esto más adelante.

Esto de los programas online no es un concepto muy lejano a las extensiones que tienen navegadores como Firefox, Google Chrome o Microsoft edge. Estos navegadores tienen cada uno su tienda de extensiones que uno se baja según su interés y le agregan funcionalidades. Limitadores de publicidad, traductores, personalización, conexión sincronizada con algunos sitios, etc. Un universo tan basto como el de las apps online. No vamos a ahondar en eso pero para decirlo rápido y sin vueltas, mientras más extensiones instales en tu navegador, más «lento» se pone, más «pesado», consume más recursos del sistema y claro, más conexión. ¿Por qué? La respuesta es fabulosa: telemetría. Mandan algunos de tus datos a sus servidores centrales. Te rastrean. No necesariamente al punto de saber todo de vos pero sí al punto de saber qué páginas visitás. Cuáles son tus intereses en la red y el uso que haces de tu pc. A todxs les pasó. Buscaron precio de calefones y al rato en todas las páginas la publicidad era solo de eso. A un sector importante de la comunidad de internautas le importa un carajo y a un sector más acotado pero interesado en la cuestión le pone los pelos de punta.

Las apps online que son el tema de este artículo no escapan a esta última cuestión. ¿Hacen telemetría? La mayoría de todo lo que es gratis en la red lo hace. E incluso lo que no es gratis. De eso viven Facebook, Google, Twitter, Twitch y todo lo que se te ocurra. Toman tus datos y los venden. También lo hacen los programas que instalás en tu pc, pero ahí se pueden hacer algunas cosas para evitarlos.

A lo nuestro, las apps online:

Pros:

  • No instalás nada en tu pc/laptop.
  • Te ahorrás el espacio.
  • No pagás nada o en su defecto pagás si querés (aunque siempre les vas a terminar dando alguna propina con tus datos).
  • Rápido (puede pasar que tengas la mala suerte de que mucha gente alrededor del mundo esté justo en ese momento usando el servicio, pero por lo general con esperar un rato se soluciona).
  • No necesitas instalar todo un programa por una función particular.
  • Si cambiás de pc/laptop o navegador no tenés que volver a instalarlo porque está en la red.
  • Salís del apuro cuando tenés que hacer algo muy puntual y no podés ponerte a instalar o no te dejan.
  • Si resulta que usas muchos, te basta con ponerlos dentro de los marcadores de tu perfil de usuario del navegador y sincronizarlos. Es decir, los guardas en la pc del trabajo y luego se sincronizan con el de tu casa. Si no te gusta hacer eso, basta con que exportes los marcadores y subas el archivo a un drive o a un pendrive para instalarlos donde se te cante. Más adelante hablamos un poco de los marcadores.

Contras:

  • Lo dicho, sin internet, no las tenés.
  • Si a los desarrolladores se les canta dar de baja su app online, no la tenés. Si falla algo en su programación y «se les cae el sistema» no la tenés. Si no pagaron la factura del servidor y los sacan de línea, no la tenés.
  • Algunas, incluso gratuitas, requieren registro. Muchas te permiten loguearte con cuentas de los servicios de correo más populares (gmail/outlook). NOTA IMPORTANTE: tengan una cuenta muleto de estos servicios para uso exclusivo de estas prácticas y úsenlas para loguearse porque les van a mandar toneladas de correo basura. NUNCA USAR TU CUENTA PERSONAL, solo la muleto.
  • La mayoría se promociona a sí mismas como servicios completos y estables y, de hecho, algunas lo son con igual o mayor prestigio que el soft instalable; sin embargo, lo más prudente sería tenerlos en mente como servicios de urgencia para salir del paso en caso de necesidad o tenér más de dos o tres opciones para cada necesidad por lo antes dicho.

Algunas cuestiones más a tener en cuenta y que van del palo de la experiencia. Yo tengo, literalmente, miles de estas apps en mi navegador en formato marcador. ¿Qué es un marcador? Un acceso directo en mi navegador a cada una estas páginas. Esto relentiza mucho al navegador con lo que volvemos al problema de las extensiones que también volvían lento al navegador. Hay extensiones que lo que hacen es alojar los marcadores no ya dentro de sí sino en la nube entonces, cuando uno los necesita, abren, por ejemplo, una pestaña a un sitio en donde están nuestros marcadores. No deja de ser un sitio web con nuestros links. Es por eso que si uno tiene una compu con poca ram o un procesador con algunos añitos encima debería ser cauto a la hora de tener demasiados marcadores.

Por todo lo antes dicho El Gris de Tus Ojos, en un acto inédito de generosidad magnánima pone a disposición de la monada internetera su colección actualizada y funcional de marcadores de apps online para que elijan lo que les sirva.

Posta que cientos de miles de sitios web alrededor del globo generarían contenido a diario con esto durante años, pero como a mí me encanta fracasar se los dejo acá en un posteo que no leerá casi nadie y del cual no haré mucho bombo porque como decía un carpintero medio pelo muy conocido, que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda.

Se los dejo acá:

1-click derecho sobre el link.
2- guardar enlace como.
3- descarga un archivo con extensión html.

marcadores__

Cómo instalar los marcadores en tu navegador

Chrome:

Abre Chrome. Administrador de marcadores. En la parte superior izquierda de la pantalla, haz clic en Organizar. En el menú desplegable, selecciona Importar marcadores desde archivo HTML.

Firefox:

Acá lo explican con gráficos. Super fácil: https://support.mozilla.org/es/kb/importar-marcadores-desde-un-archivo-html

Microsoft Edge:

  1. Abre Microsoft Edge y selecciona Configuración y más en la esquina superior de la ventana.
  2. Selecciona FavoritosImportar
  3. En Importar desde, selecciona el explorador desde el que quieres importar tus favoritos o selecciona Archivo HTML de favoritos o marcadores.
  4. Elije el archivo o lo que deseas importar desde el explorador.
  5. Una vez que la importación se complete, verás una notificación. Selecciona Listo.
  6. Si has importado desde un archivo, encontrarás tus favoritos importados en una carpeta en la Barra de favoritos. Es posible que esta carpeta se llame Importados.

Podría haberme tomado el laburo de clasificarlos y ponerlos acá directamente pero me daba mucha fiaca. Adentro del archivo están ultra catalogados. Aviso que al día de publicación funcaban todos. Si cuando los investigan ven que alguno falla, a llorar a la iglesia.

Besitos a todxs.

Compartid!