Pelotudo, pobre diablo

Posteado el

Tenía un conocido, como de mi edad. Docente, cada tanto remiseaba porque no le alcanzaba. Hizo campaña en las redes por el cambio durante todo el 2015. Decía que él le enseñaba disciplina a sus alumnos mientras el otro gobierno choreaba a morir. Que el cambio nos iba a hacer bien. Que los que advertíamos sobre Macri estábamos entongadxs, que éramos unos boludxs, unxs mala leche, que en la universidad nos lavaban la cabeza unos zurdos trasnochados. Celebró el triunfo del macrismo como quien tomaba el palacio de invierno o la bastilla. En algún momento dejamos de ser contactos. Me extrañó. Hace unos días, por curiosidad malsana lo stalkie. Postea frases positivas sobre artes marciales y gatitos. Del país, nada. De la situación docente, nada. De la escuela 49, nada. De los tarifasos, nada.
¿Raro, no?

Viajar lejitos

Posteado el

Hay gente que cuando sube al colectivo le dice al chófer “hasta la capital”. Gente que no viaja seguido, que rara vez se mueve más allá de su pueblo, su ciudad, su partido. Gente que se viste con lo mejor que tiene porque es una ocasión fuera de lo común viajar durante horas como un cerdo para ver cómo el horizonte dibuja la línea de la General Paz.

Fotis

Posteado el

Voy parado. El pibe que tengo sentado en frente ve fotos que su novia en pelotas le está enviando en este momento. Por ahí no es su novia, por ahí es su amante o una amiga del curso de catequesis, no sé, no viene al caso. Figura su nombre, apellido y teléfono. Estoy tentado de decirle al pibe que sea un poquito más recatado pero quedo en evidencia. No estoy haciendo esfuerzo alguno por ver, simplemente el pibe opera su aparatito como si estuviera solo en el mundo. No me puedo mover de donde estoy porque estoy rodeado y el bondi va hasta la re manija.

Un sueño

Posteado el

A veces me tomo el 159 en Paseo Colón para ir a la facultad. El cartel dice B/G. Le dicen “la blanquita”. Tiene un servicio semirapido que te arranca la cabeza con el boleto y un servicio común que hace lo mismo y además te hace un city tour. En Sarandí, sobre el acceso sudeste y la calle Dr. Hector Sander hay una plaza.

Cristina

Posteado el

Ayer a la noche era un re buen momento para que Cristina dijera “me mandé un montón de cagadas, es cierto, pero la monada morfaba seguido, llevaba a sus pibes a la plaza y cada tanto a un mc donals. Mucha de mi gente se la llevó en pala, pero a la clase media no le faltaba el gas ni el agua. Me hice la boluda con muchos derechos humanos pero a otros los instauré por primera vez en la historia.
Los historiadores juzgarán mis grises. Para ustedes ya está el veredicto.” Ahí se hubiese convertido en la política más importante en la historia del país.
Lástima, la dejó pasar.

Acá se aprieta fuerte

Posteado el

Viernes. Hace dos semanas. Volvía tarde, tipo una de la madrugada. Estaba en Congreso. Cuarenta minutos de espera. Llega el 86. Medio vaciongo. Me siento de espaldas al chofer, mirando al resto del pasaje. La cosa estaba medio fresca así que me acurruco. Me duermo a los treinta segundos. Me despierto en laferrere, me palpo, tengo todo. Genial, no me afanaron mientras roncaba. Me limpio la baba, me arreglo el pelito.

Cortina

Posteado el

Sábado. Llovizna. Vengo de trabajar. Son las 9 de la noche. Hace cincuenta minutos que espero el colectivo. Estoy en una parte de la fila que no me garantiza un asiento arriba del bondi. Cuento la gente pero siempre cae un primo, un amigo, una embarazada con cinco pibes, dos discapacitados, alguna vieja con una enfermedad terminal. Atrás mío hay varias decenas de personas.

Idiomas

Posteado el

San Telmo. En un época, tierra de cullireros. Hoy, solar pintoresco para hostels de turistas del primer mundo que buscan esparcimiento cómodo y barato en una zona donde el metro cuadrado vale lo que el riñón de una top model. Lindo, mugroso, ni tan alejado del centro y a pasitos de Puerto Madero donde se puede ir beber con glamour y de la villa Rodrigo Bueno, donde se puede comprar una falopa de cuarta.